Contra el cáncer de mama, yoga y ejercicio

México D. F.- Dos estudios publicados en el Journal of Clinical Oncology aportaron información sobre la relación entre la actividad física y el tratamiento del cáncer de mama. Investigadores canadienses y estadounidenses sugirieron que los cambios en el estilo de vida, el ejercicio e incluso el yoga pueden ser de gran ayuda para las mujeres que se enfrentan a la enfermedad.


 


En Canadá, 242 pacientes con cáncer de mama que dedicaban parte de su tiempo a realizar ejercicios aeróbicos y con pesas, fueron más propensas a completar a su tratamiento de quimioterapia, además de presentar una mayor autoestima, según investigadores de la Universidad de Alberta.


 


Los expertos canadienses evaluaron a mujeres sometidas a quimioterapia entre los años 2003 y 2005. Las pacientes fueron divididas en tres grupos: uno realizaba ejercicio, uno hacía entrenamiento con pesas y otro recibía la atención habitual en reposo.


 


De acuerdo con los datos recolectados, las mujeres de los grupos con actividad física reportaron mejoras en su autoestima, estado físico y composición corporal. Las pacientes entrenaban con pesas fueron las que mejor completaron la quimioterapia, con una tasa del 78 por ciento, mientras que el grupo de ejercicio aeróbico tuvo un índice de 74.4 por ciento, contra el 65.9 por ciento de las pacientes que siguieron el tratamiento estándar.


 


Las cantidades bajas de glóbulos blancos son un efecto secundario muy frecuente de la quimioterapia, lo que puede interferir con el tratamiento, pero otros estudios han demostrado que el entrenamiento con pesas ayuda a mejorar la cantidad de glóbulos blancos, explicó Kerry Courneya, de la universidad canadiense.


 


Por otra parte, pacientes con cáncer mamario residentes de Nueva York demostraron que una clase semanal de yoga las ayudaba a sentirse más tranquilas, informaron investigadores de la Escuela de Medicina Albert Einstein.


 


Los autores del trabajo analizaron a 128 mujeres con tumores de mama, 84 de ellas realizaron una sesión semanal de yoga. El 42 por ciento de las mujeres eran negras y el 31 por ciento, hispanas.


 


%u201CCreo que la clase de yoga las ayudó a relajarse y detener los malos pensamientos%u201D, señaló Alyson Moadel, autora del estudio. Agregó que el cáncer de mama hace que las pacientes tengan una sensación de soledad, pero las clases de yoga las ayudaron a sentirse en comunidad.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Senado se suma a la lucha contra el cáncer de mama

En el 2020 se diagnosticó cáncer de mama a 2.3 millones de mujeres en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *