¡Mujer, cuida tu corazón!

Actualmente, las enfermedades cardiovasculares (ECV), es decir, del corazón y de los vasos sanguíneos, junto con la diabetes, son la principal causa de muerte, pero en la mujer, el riesgo de padecer ECV aumenta con el climaterio, ya que en esa etapa de su vida pierde la protección hormonal de los estrógenos, señaló la Dra. Cielmar Galeana Abarca, especialista en Medicina interna y Cardiología con subespecialidad en Ecocardiografía del Hospital 1º de Octubre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).


Frecuentemente, la menopausia, que se define como el cese definitivo de la menstruación entre los 45 y 50 años de edad, y que se presenta en promedio a los 48 años, es confundida con el climaterio, un periodo en la vida de la mujer que inicia, incluso, años previos a la menopausia, en el cual tiene lugar la desaparición de la función reproductiva, específicamente, el cese de la producción de estrógenos, trayendo con ello cambios físicos y un consecuente riesgo de enfermedad cardiovascular.


Según datos proporcionados por la Dra. Galeana, entre las principales causas de mortalidad registradas en mujeres mexicanas durante 2005, destacan la diabetes mellitus con 36 mil 248 decesos, la enfermedad isquémica del corazón (ocasionada por la disminución del riego sanguíneo de las arterias) con 23 mil 508, y la enfermedad cerebrovascular con 14 mil 493, lo que se traduce en más de 83 mil fallecimientos anuales, y representa el 33% del total de las muertes femeninas.


En conferencia de prensa, la Dra. Galeana explicó que, para que se presenten las enfermedades cardiovasculares, deben existir factores de riesgo: %u201CTenemos varios: hipertensión, diabetes, obesidad, tabaquismo, problemas de colesterol, y otros menores, como el sedentarismo y el estrés. Todos estos factores, al conglomerarse, van a ser un desencadenante de enfermedad cardiovascular%u201D, pero cuando la mujer todavía produce estrógenos %u201Ctiene un riesgo menor que el hombre%u201D.


Sin embargo, con el climaterio y los cambios hormonales que este implica, se inicia una redistribución de la grasa que se concentra, particularmente, en el abdomen, y con el tiempo, trae problemas en el metabolismo de la insulina (hormona encargada de procesar la glucosa en sangre).


En este sentido, la especialista señaló, con base en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2006, que el sobrepeso y la obesidad afectan al 70% de la población mexicana, particularmente al 71.9% de la población femenina. Sobre la diabetes, enfatizó en que el 7.3% de las mujeres la padece, e indicó que, entre aquellas que tienen de 50 a 59 años, esta enfermedad tiene una incidencia del 13.5%, y de 21.3% entre los 60 y 69 años de edad.


Por otra parte, la Dra. Galeana hizo especial hincapié en que, debido a que el promedio de vida ahora es mayor que en otras décadas, esto eleva el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas que traen como consecuencia la enfermedad cardiovascular, por ejemplo: hipertensión arterial y colesterol elevado.


La hipertensión arterial, que es una condición caracterizada por el incremento continuo en las cifras de presión arterial por encima de los parámetros considerados normales %u201Ces asintomática%u201D, indicó la Dra. Galeana, quien puntualizó en que solo la mitad quienes la padecen son diagnosticados, y de esta porción, únicamente el 50% toma fármacos, pero, a su vez, en la mitad de estos casos, el paciente no está bien controlado.


A partir de la ENSANUT 2006, la especialista en Cardiología señaló que, después de los 50 años, las mujeres tienen una mayor prevalencia de hipertensión arterial (casi el 60% de las mujeres mayores de 59 años la padecen) en comparación con los varones, lo cual se explica por la ausencia de la protección hormonal que recibía en su etapa reproductiva. Caso similar ocurre con el metabolismo de las grasas, ya que los estrógenos se encargan de incrementar el colesterol bueno (HDL) y, por tanto, se disminuye el malo (LDL), protección que también se pierde.


Para reducir estos factores de riesgo, la Dra. Galeana recomendó llevar una vida más sana: dejar el tabaco, ya que este es un factor de riesgo independiente para desarrollar ECV; realizar ejercicios aeróbicos diariamente durante, al menos, 45 minutos; consumir frutas y verduras variadas; reducir la ingesta de fuentes ricas en colesterol y grasas saturadas; y acudir con el médico ante síntomas intensos del climaterio y la menopausia para que sea él quien determine si es indicado, o no, tomar una terapia de reemplazo hormonal, ya que éstas suelen traer efectos adversos como cáncer de mama y de endometrio.

Acerca Redacción

También te puede interesar

“¡Autoexplórate y ve un paso adelante contra el cáncer de mama!

Coppel Comunidad se une al movimiento mundial de lucha contra el cáncer de mama con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *