La mastografía, examen confiable para detectar el cáncer

Por Ady Corona

México, D.F., 28 de agosto (Salud Mundo de Hoy).- Es alarmante la manera en que el cáncer de mama ha ganando terrero, principalmente en México, pues a pesar de las campañas de información, la resistencia por acudir a hacerse un examen precanceroso todavía está plagado de tabúes.

Toda mujer, a partir de los 16 o 18 años puede realizarse una autoexploración de sus senos, de acuerdo como se publicó en el mes de julio en nuestro portal lasalud.com.mx, sin embargo, de lo que platicaremos en esta ocasión es de la mastografía, comúnmente llamada -de forma errónea- mamografía (esta cuestión tiene que ver con los el término en inglés mamography = mamografía, pero el término correcto es mastografía).

Conforme la mujer avanza en su edad debe hacerse un examen mamario cada dos o tres años, pero pasados de los 35 se recomienda hacerlo cada año, esto con la finalidad de dar un seguimiento a su salud y detectar posibles alteraciones que puedan traer consecuencias.

No obstante, la mastografía es el medio y examen a través del cual se pueden encontrar malformaciones que sean el inicio de un cáncer de mama, pues el aparato con el cual se realiza el diagnóstico posee la tecnología suficiente para leer lo que dentro de nuestros senos ocurre.

Las mujeres de 40 años o más deben de acudir a su clínica o con su médico particular para que las examine y les explique qué se posee de nuevo con cada prueba realizada o el por qué de pronto han habido cambios que a la vez son dolorosos.

El proceso es sencillo, tal vez un poco incómodo, lo único que se tiene que hacer es colocar cada seno -conforme lo vaya indicando el médico- sobre una base del mastógrafo, el cual sólo hará un compresión en la mama con la finalidad de tomar dos o más proyecciones del tejido, con la finalidad de analizar posteriormente la posición de cada uno de los senos y lo que se pueda encontrar de "cuerpo extraño" dentro de ellos.

Lo único que se les pide a las pacientes que programen sus exámenes es cuidar de no ingerir chocolate, tabaco y café dos semanas antes del estudio, así como el día de la cita no acudir con talcos, desodorante o cremas que con el roce de las prendas y el sudor corporal tiendan a formar bolitas, porque esto puede confundir los resultados de la prueba y diagnosticarse erróneamente.

Pero no se debe dejar todo a la mastografía, ya que las instituciones de salud piden a las mujeres realizarse el examen mamario ocho días después de la menstruación en el caso de las mujeres jóvenes, y cada mes cuando ya se está en el periodo de la menopausia, pues la finalidad es detectar alguna bolita extraña y a veces dolorosa e inclusive la salida de líquido blanco por el pezón.

Cabe aclarar que no toda bola que se encuentre en la exploración en sinónimo de cáncer, pero por esta razón, muchas féminas prefieren no acudir al médico por el miedo a saberse portadoras de esta enfermedad.

Por eso, siempre en lasalud.com.mx recomendamos continuamente, tanto a hombres como a mujeres, que se quiten la pena y aprendan a reconocer su propio cuerpo, porque  si la timidez y el pensamiento de que es malo tocarse tienen mayor peso, nunca podremos reconocer algo maligno en nuestro cuerpo.

Así que reiteramos que no debe darnos pena acudir a realizarnos el examen exploratorio ni la mastografía, pues son indoloras, siempre es mejor prevenir que lamentar, pues el miedo y el desconocimiento son el peor enemigo de nuestra salud.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Cáncer y Covid-19, entrevista exclusiva con el Director General del INCan

“Mi reconocimiento al personal del Instituto… la labor de todos ha sido ejemplar y mi …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *