Desarrollan un tratamiento específico para el cáncer de mama hereditario

Un equipo de investigadores británicos ha presentado un nuevo tratamiento contra el cáncer de mama hereditario que podría devolver la esperanza a un colectivo que desarrolla, en algunos casos, los tipos de cáncer más agresivos y con un mayor índice de recaída.


El nuevo tratamiento, bautizado por la farmacéutica británica AstraZeneca como Olaparib, actúa inhibiendo a la enzima PARP, una molécula utilizada por las células cancerígenas para reparar su ADN tras las sesiones de quimioterapia y proseguir, así, su expansión por el organismo, tal y como informan hoy los medios británicos.


Al impedir este proceso de regeneración, el medicamento consigue que las células cancerígenas se vuelvan más sensibles a la quimioterapia, aumentando la efectividad del tratamiento.


El fármaco actúa de forma específica sobre las mutaciones hereditarias en los genes BRCA1 y BRCA2 y destruye las células cancerígenas sin afectar al resto de células sanas, con lo que elimina los efectos secundarios derivados de las terapias tradicionales.


Para llegar a esta conclusión, los expertos del King’s College londinense estudiaron a 54 mujeres con esta patología en hospitales europeos, estadounidenses y australianos, que fueron divididas en dos grupos para recibir una dosis más o menos alta de Olaparib.


Así, comprobaron que en el grupo que recibió una dosis mayor, el tamaño del tumor se redujo en el 40 por ciento de las pacientes.


En una de ellas, incluso, el tumor llegó a desaparecer por completo.


El nuevo fármaco también es capaz de plantar cara a un tipo de cáncer que hasta ahora ha sido especialmente difícil de tratar, el “triple A negativo”.


La complejidad a la hora de combatir este tipo de tumor mamario se debe a que no expresa receptores estrogénicos ni progestínicos, ni tampoco el receptor HER2.


Aunque estas pacientes responden mejor a la quimioterapia, no se benefician de tratamientos endocrinos ni de fármacos antitumorales adecuados a su perfil genético, por lo que suelen sufrir recaídas tempranas y tener pocas posibilidades de supervivencia.


Según el director de la unidad de investigación de cáncer de mama del King’s College, Andrew Tutt, los resultados alcanzados con este nuevo fármaco son “muy prometedores para las mujeres con cáncer de mama hereditario”, que representan el 5 por ciento de los casos de tumores mamarios del Reino Unido.


Las mujeres con un fuerte historial familiar de cáncer de mama y que heredan un gen BRCA1 o BRCA2 defectuoso tienen un 80 por ciento más de probabilidades de padecer esta enfermedad en algún momento de su vida.


Este y otros nuevos tratamientos contra el cáncer están siendo presentados en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología que se celebra estos días en Orlando (EEUU).

Acerca Redacción

También te puede interesar

Retos y oportunidades en la atención del cáncer de mama

En el marco del mes de la lucha contra el cáncer de mama, Roche México …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *