Detecciòn oportuna de càncer de mama en el IMSS

Este padecimiento es curable cuando se diagnostica en etapa inicial; para ello, la autoexploración, el examen clínico y la mastografía son indispensables 
 
El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), realizó 390,167 pruebas de detección de cáncer de mama en 2008, a través de mastografía a mujeres de 50 a 69 años; en ese mismo año se registraron 2,186 casos nuevos de ese padecimiento, es decir, se diagnosticaron diariamente en promedio seis casos nuevos.
 
El cáncer de mama es un problema de salud pública que actualmente ocupa el primer lugar como causa de muerte en mujeres de 25 años y más. Para comprender la magnitud de este padecimiento, durante 2008 se presentaron en el IMSS 1,388 defunciones, alrededor de 4 muertes diarias en mujeres mayores de 24 años.
 
Para reducir el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, el Seguro Social cuenta con tres estrategias, dirigidas a la detección oportuna, es decir, identificar el cáncer en etapa temprana, cuando el tratamiento es menos agresivo, y la expectativa de vida es mayor.
 
De acuerdo con el grupo de edad, los tres métodos de detección oportuna son: autoexploración, examen clínico y mastografía, informó la doctora Ivonne Mejía Rodríguez, jefa del área de Salud de la Mujer, el Hombre y el Adulto Mayor de la División de Prevención y Promoción de la Salud, de la Coordinación de Programas Integrados de Salud.
 
Explicó que la autoexploración de senos inicia desde los 20 años de edad, es una revisión mensual. Con esta medida se pretende que la mujer se corresponsabilice en el cuidado de su salud, además de que aprende a reconocer lo que es normal en sus senos; y en caso de que surja alguna alteración pueda identificarla rápidamente y acudir con su médico a la Unidad de Medicina Familiar (UMF).
 
Añadió que la exploración clínica, que realiza un médico o enfermera capacitados del Instituto, es también un procedimiento para identificar cualquier anormalidad y hacer estudios complementarios. Este examen se recomienda a derechohabientes a partir de los 25 años con una periodicidad anual.
 
Asimismo, la especialista del Seguro Social dijo que la mastografía es otro método que se practica a mujeres de 50 a 69 años, estudio mediante el cual se detectan tumores que no pueden sentirse al tacto; así como a las de 40 a 49 años con antecedentes hereditarios directos de cáncer de mama, el cual se realiza con periodicidad de cada dos años.
 
Por su parte, Nicolás Ramírez Torres, cirujano oncólogo del Hospital de Gineco Obstetricia (HGO) No. 3 del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, dijo que la mayoría de quistes o nódulos en mamas no son malignos, se debe extremar la vigilancia médica para evitar que se conviertan en un riesgo para la salud, pero en caso de que se trate de un tumor sólido se pueda dar tratamiento y resolverlo a tiempo.
 
Refirió que los trastornos fibroquísticos son parte del proceso normal en los cambios hormonales -estrógenos, progesterona, insulina- que se manifiestan en cualquier etapa de la vida y pueden ocurrir desde la primera menstruación, donde la mujer refiere síntomas como dolor, congestión, aumento en el volumen de la mama y sensación de pesantez, lo cual se considera normal dentro del ciclo ovárico.
 
Cuando el dolor en mamas aumenta y se irradia hacia la axila, hombro, espalda, incluso hacia el brazo, por la inervación que tiene la mama; se prescribe tratamiento con analgésicos simples o combinados para reducir las molestias, a fin de que la mujer pueda seguir su vida normal.
 
El cirujano oncólogo habló de otras medidas que se indican a las pacientes, por ejemplo, evitar el consumo de té, café y embutidos que congestionan el pecho; además de duchas de agua caliente o colocar una bolsa con hielo por períodos de cinco a 10 minutos en la zona adolorida para aliviar los síntomas.
 
Finalmente, la doctora Rosa María Panzi Altamirano, jefe del Servicio de Radiología del mismo hospital, informó que en el primer nivel de atención del Seguro Social se hacen mastrografías de escrutinio o detección a derechohabientes de 50 a 69 años de edad, así como a las mujeres de 40 a 49 años con antecedente heredo-familiar de cáncer de mama, con periodicidad de cada dos años. En las Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE), se realiza la mastografía diagnóstica. 
 
También se realiza ultrasonido y procedimientos de biopsia guiada, para extraer una muestra de tejido o líquido para confirmar o descartar el diagnóstico de lesiones que sólo son visibles con la mastografía. En otros casos, se requiere hacer resonancia magnética, puntualizó la especialista en imagenología.

Acerca Redacción

También te puede interesar

Día Mundial de la lucha contra el Cáncer de Mama

Cada año el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atiende a un promedio de 56 …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *