Lactancia materna aporta múltiples beneficios al bebé y a la madre.

Las mujeres que amamantan pierden más peso en periodo posparto y tienen menor riesgo de padecer cáncer de mama o de ovario en el futuro

La leche materna es el mejor alimento que una madre puede proporcionar a un recién nacido, al contener todos los nutrientes que el bebé necesita durante los primeros seis meses de vida y protegerlo de catarros, bronquiolitis, neumonía, diarreas, otitis, meningitis, infecciones de orina, enterocolitis necrotizante o síndrome de muerte súbita.

Aunque la leche de fórmula intenta reproducir la calidad nutrimental de la materna, no contiene las sustancias inmunológicas y hormonas que promueven el adecuado crecimiento del niño.

La investigadora del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINYS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Teresita González de Cossío Martínez, afirmó que la leche materna incluso cuando se extrae y se guarda para dársela posteriormente al niño, no pierde las propiedades y mantiene las características de protección y promoción del crecimiento.

Este alimento está compuesto con concentraciones ideales de proteínas, azúcares, grasas, minerales, vitaminas y hormonas que promueven la maduración del aparato digestivo, así como enzimas y sustancias inmunológicas para el óptimo crecimiento del bebé.

En nuestro país, en 1992 el Hospital General de México (HGM) diseñó con la colaboración de la Liga de la Leche de México, A.C., un Programa de Promoción de la Lactancia Materna que se ejecutó ese centro hospitalario con el objetivo de documentar que con la práctica correcta de la lactancia materna, la desnutrición e infección en la población de lactantes se reducen.

Este programa tenía cursos de capacitación en el manejo de la lactancia para el personal de salud de las unidades de pediatría y obstetricia; cambios en los procedimientos de atención perinatal destinados a mejorar la situación del amamantamiento durante la estancia de postparto, y clases para las primigestas sobre las ventajas y técnicas del amamantamiento.

El programa logró reforzar el concepto de la responsabilidad del hospital en el fomento del amamantamiento durante el postparto, capacitar sobre el tema a la mitad del personal en los Servicios de Pediatría y Gineco-obstetricia y orientar a 347 embarazadas y 423 madres en postparto con respecto a las técnicas y los beneficios de la alimentación al seno materno.

Este estudio demostró que el amamantamiento es el método óptimo de alimentación infantil durante el primer año de vida y que el inicio de la ablactación (introducción paulatina de alimentos semi-sólidos a la dieta de un niño) no es necesario antes del quinto o sexto mes.

La investigadora del INSP resaltó además que la lactancia materna se asocia con una pérdida de peso post parto para la madre, siempre y cuando ella amamante a su hijo a libre demanda y de forma exclusiva hasta los seis meses.

Según la OMS, las mujeres que amamantan pierden más peso en periodo posparto y tienen menor riesgo de padecer cáncer de mama o de ovario en el futuro.

El inicio de la lactancia inmediatamente después del parto estimula la liberación de la oxitocina, una hormona que ayuda a contraer el útero, desprende la placenta y reduce el sangrado de posparto.

Acerca Redacción

También te puede interesar

El Instituto de Salud para el Bienestar, fija postura ante comunicado de FUCAM

LaSalud.mx / Oncologia.mx .- Las personas con nuevos diagnósticos de cáncer de mama serán referidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *