Investigadores descubren una mutación genética mayor vinculada con el riesgo heredado de cáncer de próstata.

Después de una búsqueda de dos décadas en pos de una causa genética del cáncer de próstata que afecta a los hombres a edad más temprana y que ocurre en familias, los investigadores han identificado una mutación rara y hereditaria vinculada con un riesgo de la enfermedad significativamente más alto.

          El descubrimiento, sobre el cual se publica un artículo en la edición del 12 de enero de 2012 en la revista New England Journal of Medicine, lo encabezaron investigadores del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan y la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins. El equipo científico encontró que los hombres que heredan esa mutación tienen un riesgo de diez a veinte veces mayor de desarrollar cáncer de próstata.


          Si bien esto se refiere a una pequeña fracción de todos los cánceres de próstata, el descubrimiento puede proporcionar claves importantes acerca de cómo se desarrolla este cáncer común, y ayudar en la identificación del subgrupo de hombres que podrían beneficiarse de exámenes de control adicionales o más tempranos. Se calcula que este año en Estados Unidos unos 240.000 hombres tendrán un diagnóstico de cáncer de próstata.


          “Ésta es la primera variación genética mayor vinculada con el cáncer de próstata hereditario”, dijo Kathleen A. Cooney, profesora de medicina interna y urología en la Escuela de Medicina de la UM, y una de los dos autores principales del estudio.


          “Es lo que hemos estado buscando durante los últimos veinte años”, añadió William B. Isaacs, profesor de urología y oncología en la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins, el otro autor principal. “Se ha sabido, claramente, por mucho tiempo que el cáncer de próstata puede presentarse dentro de las mismas familias, pero le determinación de la base genética de esto ha sido difícil, y los estudios anteriores han proporcionado resultados incoherentes”.


          Para este estudio los investigadores colaboraron con John Carpten, del Instituto de Investigación de Genética Translacional (TGen) de Phoenis, Arizona, quien usó la tecnología más avanzada para obtener la secuencia de ácido desoxirribonucleico de más de 200 genes en una región del cromosoma humano conocida como 17q21-22.


          Cooney, en un trabajo compartido con Ethan Lange, de la Universidad de North Carolina en el Proyecto de Genética del Cáncer de Próstata de la UM, fue el primero que identificó la 17q21-22 como una región de interés.


          Los investigadores empezaron con muestras de los pacientes de cáncer de próstata más jóvenes en 94 familias que habían participado en estudios en la UM y en John Hopkins. Cada una de estas familias tenía múltiples casos de la enfermedad entre familiares cercanos tales como padres e hijos o entre hermanos..


          Se encontró que los miembros de cuatro familias diferentes tenían la misma mutación en el gen HOXB13, que desempeña un papel importante en el desarrollo de la próstata durante la etapa fetal y su función en el resto de la vida. La mutación estaba presente en los 18 hombres con cáncer de próstata en esas cuatro familias.


          Los investigadores colaboraron con Jianfeng Xu y Lilly Zheng, en la Universidad Wake Forest, para la observación de la misma mutación del gen HOXB13 entre 1.500 hombres que habían recibido tratamiento por cáncer de próstata ya sea en John Hopkins o en la UM. La mutación se encontró en el 1,4 por ciento, esto es 72 de los hombres. Y resulto que esos hombres tenían más probabilidades de tener al menos un familiar en primer grado, padre o hermano, que también había recibido el diagnóstico. Los investigadores buscaron la mutación en un grupo de control de 1.400 hombres sin cáncer de próstata y encontraron que sólo estos hombres (con diagnóstico) eran portadores de la mutación. Además los investigadores estudiaron a hombres incorporados específicamente en estudios del inicio temprano o relación familiar de cáncer de próstata.


          “Encontramos que la mutación era significativamente común en los hombres con un historial familiar y diagnóstico temprano, en comparación con los hombres diagnosticados en edad más avanzada, después de los 55 años y sin un historial familiar. La diferencia fue del 3,1 por ciento comprado con 0,62 por ciento”, dijo Cooney.


          “Nunca antes habíamos visto algo así. Todo se juntó para indicar que este cambio por sí solo puede ser la causa de, al menos, una porción de la forma hereditaria del mal”, dijo el coautor del estudio Patrick Walsh, profesor de urología en John Hopkins, uno de los pioneros en el tratamiento del cáncer de próstata. En la década de 1980, Walsh fue uno de los primeros investigadores que publicó un estudio en el cual mostraba que el riesgo de cáncer de próstata era mayor entre los hombres con un familiar cercano que también había tenido la enfermedad.


          Los investigadores dicen que con estudios adicionales un día será posible contar con una prueba genética para la detección del cáncer hereditario de la misma forma que hay disponibles ya exámenes que buscan las mutaciones BRCA1 y BRCA2 que incrementan enormemente las probabilidades de que una mujer desarrolle cáncer de mamas o de ovario.


          “Tenemos que seguir estudiando esta variante y las observaciones con grupos más grandes de hombres. Nuestro próximo paso será el desarrollo de esta mutación en un modelo con ratones para ver si causa cáncer de próstata”, dijo Isaacs, quien añadió que “la determinación de la secuencia de ADN en el futuro también podría identificar variantes raras adicionales que contribuyen al riesgo de cáncer de próstata dentro de las familias”.


          Esta mutación particular se encontró en familias con ancestros europeos, en tanto que dos mutaciones diferentes en el gen HOXB13 se identificaron en familias con ancestros africanos. Dado que sólo siete de las 94 familias estudiadas eran de ascendencia africana, se requerirá más investigación antes que se determine el significado de estas mutaciones. Los hombres afroamericanos tienen más probabilidades de que se les diagnostique con cáncer de próstata a edades más tempranas y tienen una forma más agresiva de la enfermedad.


          Cooney dijo que a los pacientes con preguntas acerca de los exámenes por cáncer de próstata, en particular si la enfermedad ha ocurrido en sus familias, se les recomienda que hablen con sus médicos.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Artistas colaborarán con posters para apoyar en la lucha contra el cáncer

Después de la presentación de la aplicación móvil para detectar el cáncer de mama por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *