Mitos y realidades de la Reproducción Asistida

No obstante, los avances en el campo de la
medicina reproductiva permiten ahora ofrecer diversos tratamientos para
resolver el problema y que miles de parejas logren su sueño de ser padres. 

%u201CEn
medio de la vasta información que existe y los avances tecnológicos, las
parejas se enfrentan a diversos mitos que envuelven a la reproducción asistida,
por lo que la toma de decisión para someterse a un tratamiento adecuado resulta
más difícil, redundando en pérdida de tiempo y recursos%u201D, señala el Doctor
Gerardo Buendía, Médico especialista en Ginecología y Obstetricia y Biólogo de
la Reproducción adscrito a Red Crea, Medicina Reproductiva.

Para
iniciar la desmitificación de la reproducción asistida, es importante conocer
su definición:  es el conjunto de
procedimientos clínicos y de laboratorio que buscan la fertilización cuando por
los medios naturales no se ha logrado. %u201CEs decir, facilitar el trabajo del
óvulo y el espermatozoide para lograr la fecundación%u201D, indica el Doctor
Buendía.

Los
procedimientos básicos son las prácticas de inseminación, mientras que los más
complejos son la fertilización in vitro (FIV), inyección intracitoplasmática
del espermatozoide al óvulo (ICSI), la criopreservación y la vitrificación. Se
sabe si una pareja es candidata a cualquiera de éstas técnicas después de un
protocolo de estudios realizados por especialistas.

Entre
el 70 y el 80% de las parejas que padecen infertilidad no necesitan
reproducción asistida, ya que el padecimiento de origen puede corregirse
mediante un tratamiento hormonal o cirugía reproductiva.

Un
mito que todavía causa temor entre las parejas es que la reproducción asistida
consiste en experimentos que pueden no resultar efectivos.  La realidad es que en el mundo la tasa de embarazo
con reproducción asistida alcanza casi el cincuenta por ciento y México no es la
excepción.  

Con procedimientos realizados
en clínicas profesionales con la atención de especialistas, se logran
resultados positivos en buena parte de los casos, con mayor éxito en las
parejas que reciben pronta atención mediante un diagnóstico y tratamiento
adecuados.

Por
otro lado, frecuentemente se habla de las consecuencias que pudieran surgir después
de recurrir a las técnicas de reproducción asistida. Entre ellas, el cáncer de
mama, endometriosis, cáncer ovárico o que se adelante la menopausia.

La
realidad es que a más de 30 años de haber nacido el primer bebé por
reproducción asistida, se han practicado más de un millón de procedimientos y no
se ha demostrado científicamente que los métodos de reproducción asistida
ocasionen cáncer en la mujer a largo plazo, ni que comprometan el pronóstico de
vida. El cáncer de endometrio y de mama están relacionados con la infertilidad,
por el hecho de no existir la procreación, no así los tratamientos de
reproducción asistida.

Otra
realidad es que las mujeres buscan el embarazo a edades mayores, porque dan
prioridad al desarrollo profesional, económico o personal y deciden procrear entre
los 30 y los 35 años.  Biológicamente, una
mujer a partir de los 30 años tiene cada vez menor posibilidad de lograr un
embarazo inmediato. Además de que ciertos factores tales como el tabaquismo,
alcoholismo, estrés y obesidad hacen más difícil la concepción.

Otra
realidad es que actualmente, los jóvenes inician su actividad sexual a edades
más tempranas, lo que se relaciona con falta de pareja estable y el fomento al
contagio de enfermedades de transmisión sexual. 
Al momento de buscar el embarazo, frecuentemente se encuentra que las infecciones
han dañado los genitales y órganos reproductivos, lo que pueden causar infertilidad
tanto en la mujer como en el hombre.

Sin
importar la cantidad de información que existe en torno a la infertilidad y la
reproducción asistida, es de vital importancia que las parejas que sospechen
algún problema, se atiendan cuanto antes con un especialista en medicina
reproductiva, que permita realizar un buen diagnóstico e indicar el tratamiento
más adecuado para cada caso.

 Para mayor información sobre Red Crea, consulte la página
www.redcrea.com.mx; escriba al correo
electrónico
[email protected] 
o comuníquese a los teléfonos: 
(55) 5752 1234 y (55) 55865680.

Acerca Redacción

También te puede interesar

“¡Autoexplórate y ve un paso adelante contra el cáncer de mama!

Coppel Comunidad se une al movimiento mundial de lucha contra el cáncer de mama con …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *