El Dr. Jaime de la Garza, reflexiona sobre la Historia de la Oncología en México

Dr. Jaime G. de la Garza Reflects on Historic Oncology Career in Mexico

Por: Jack Lambert, tecnología y medios integrados de ASCO

Son las 9 de la mañana de un martes y el Dr. Jaime G. de la Garza llama desde las oficinas del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), el Instituto Nacional del Cáncer en México.

Internacionalmente reconocido como el pionero de la oncología médica    en México, el Dr. de la Garza fue durante una década Director General del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica (SLACOM), y del Consejo Mexicano de Oncología (CMO). Ha dado conferencias a nivel internacional, en más de 1.000 eventos y escribió el libro sobre la oncología mexicana; Un Relato Histórico de la Oncología Médica en México.

Con Sesenta años de carrera, con más premios y reconocimientos que la mayoría, el Dr. de la Garza continúa trabajando un par de días a la semana. “Tengo tantos amigos en todo el mundo”, dijo el Dr. de la Garza. “Como pueden ver, a este joven de 83 años le está yendo bien, y nunca me detendré”.

Comienzos históricos

El Dr. de la Garza nació en Monterrey, Nuevo León, el 12 de diciembre de 1934. Es el más joven de los tres hijos de Elisa Margarita Salazar y Juan B. de la Garza Guajardo. La madre del Dr. de la Garza murió cuando tenía 10 años, muy probablemente debido a un tumor uterino. A pesar de las preocupaciones iniciales sobre el costo de su educación, el Dr. de la Garza recibió su titulo de médico de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, en 1959. Centrándose en la medicina interna, el Dr. de la Garza tomó un puesto de residencia en South Texas Medical School, en 1959, cuya política obliga a los médicos a remitir a los pacientes con enfermedad terminal a la atención de hospicio.

Una tarde, un investigador clínico en cáncer, William Wilson, MD, FASCO (más tarde uno de los fundadores de ASCO), preguntó por qué el Dr. de la Garza envió a un paciente a un centro de cuidados paliativos, ya que el paciente era parte de un nuevo estudio realizado por el Central Oncology Group (COG). Acordaron llevar al paciente de vuelta al hospital; 3 meses después, el paciente salió en remisión.

Durante su tercer año de residencia, el Dr. de la Garza y el Dr. Wilson comenzaron a trabajar juntos en estudios que examinaban el uso de la oncología médica, en lugar de la cirugía o la radioterapia para el tratamiento del cáncer. Uno de esos estudios examinó la aplicación de hexametilmelamina en el cáncer de pulmón y de ovario. La noche anterior a una de las reuniones del COG auspiciadas por el Dr. Wilson, su esposa llamó diciendo que estaba enfermo y no pudo asistir. ¿Podría el Dr. de la Garza dar la charla por su cuenta?

La presentación impresionó a los médicos principales de la audiencia, incluido el cofundador de ASCO, Harry F. Bisel, MD, FASCO. El Dr. Bisel, fue uno de  los primeros aprendices en graduarse del Memorial Sloan Kettering Medical Neoplasia Center; se convirtió en jefe de oncología médica en la Clínica Mayo y más tarde se desempeñó como primer presidente de la ASCO. Le pidió al Dr. de la Garza que se uniera a su institución.

“Le dije: ‘bueno, tendré que completar muchos papeles’,  y me dijo: ‘no,   ya está contratado para venir conmigo a la Clínica Mayo’”, dijo el Dr. de la Garza. “Dije, ‘¿cuándo quieres que me vaya?’ y él dijo: ‘mañana’”.

El Dr. de la Garza pasó los siguientes 2 años trabajando en la vanguardia de la oncología y se le ofreció un puesto de personal en el hospital.“El clima en Rochester, Minnesota, es terrible en el invierno”, dijo el Dr. de la Garza. “Mi esposa, Melba, ella era de Texas”. “Le dije que me querían como médico de plantilla en la Clínica Mayo”. “Mi esposa no dijo mucho, teníamos dos hijas, Judith (5 años) y Jessica (1 año), pero al día siguiente tenía tres boletos de avión para regresar a San Antonio “. Buscando un compromiso, el Dr. de la Garza decidió continuar su carrera con su familia en México.

Creando la Oncología Médica Mexicana

El Dr. de la Garza, primer miembro de ASCO de América Latina, comenzó a trabajar para el Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional (IMSS), en México en 1967, especializándose en el tratamiento del cáncer de mama inflamatorio. Aun así, tuvo que ganarse a médicos escépticos que no sabían de oncología médica.


“Para ese tipo de pacientes con cáncer de mama, les mencionaría que ya no hay nada que pueda ayudar”, dijo el Dr. de la Garza. “Pero luego diría, ‘Si te doy algo, puede que te ayude’. No recuerdo a ningún paciente que rechazó esa ayuda”.

En 1970, el Dr. de la Garza abogó por el uso de fluorouracilo (FU) en el tratamiento del cáncer de mama inflamatorio, un tratamiento que estudió por primera vez con el Dr. Bisel en la Clínica Mayo. Como escribió en su libro, el primer paciente tratado con 5-FU en México era una mujer de 70 años con carcinoma inflamatorio en la mama izquierda y obesidad. Comenzó con 5-FU durante 5 días, seguido de dosis semanales y 3 meses de radioterapia. La respuesta después del tercer mes fue clínicamente completa, algo raramente visto en ese momento.

Los resultados de este estudio se publicaron en la Reunión Anual de ASCO de 1977 y luego se confirmaron en un estudio similar realizado en el MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas.

“A partir de la confirmación de mis resultados en MD Anderson con ese estudio”, escribió el Dr. de la Garza, “el tratamiento, el pronóstico, la supervivencia y la calidad de vida de estas mujeres cambiaron radicalmente en todo el mundo. Fuimos pioneros en el tratamiento y los conceptos, neoadyuvante y [monoterapia], que fueron aceptados más tarde”.

El Dr. de la Garza comenzó a cultivar una red de profesionales de la oncología, tanto dentro, como fuera de México, para mejorar la atención del cáncer. Fue presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología de 1980 a 1981 y fundó el Consejo Mexicano de Oncología en 1998, que ahora cuenta con más de 1,500 oncólogos médicos certificados. También creó la primera beca en oncología médica en México en 1977.

Gabriel N. Hortobagyi, MD, MACP, FASCO, del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, comenzó a volar a México para trabajar con el Dr. de la Garza a mediados de la década de 1970. Los dos formaron una amistad centrada en mejorar la atención del cáncer.

El Dr. de la Garza es “visto en toda América Latina como uno de los abuelos de la oncología”, dijo el Dr. Hortobagyi, quien se desempeñó como presidente de ASCO 2006-2007. “Lo que ha hecho, se necesita una personalidad especial. Toma un enfoque algo diferente a tu carrera, tu vida y todo lo demás”.

Mariana Chavez Mac Gregor, MD, MSC, del MD Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas, conoció al Dr. de la Garza como una estudiante de medicina en la Ciudad de México, y trabajó con él en el Instituto Nacional del Cáncer. Establecieron una relación académica formal y funcional, en la que “su tutoría y apoyo fueron clave para mi carrera”, dijo. “Siempre estoy feliz cuando lo veo, y sé que está muy feliz por lo que he logrado; se enorgullece porque sabe que ha contribuido a eso “, comentó la Dra. Chavez Mac Gregor.

Cuidado actual contra el cáncer en México

El Dr. de la Garza, Director General del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), de 1993 a 2003, recibió el premio Distinguished Achievement Award de ASCO en 2014 e invitó al Dr. Abelardo Meneses García, actual director general del Instituto Nacional de Cancerología, como su invitado a la ceremonia.

“Mencioné en mi discurso que deberíamos desarrollar algunas terapias moleculares y algunos biomarcadores moleculares porque este no es el futuro, es el presente”, dijo el Dr. de la Garza. “Desde entonces, hemos tenido un departamento de biología molecular en el Instituto del Cáncer y tenemos medicina traslacional”.

El Dr. de la Garza es optimista sobre el Registro Nacional de Cáncer de México, la primera herramienta basada en la población, que incluye a todos los pacientes que tienen un diagnóstico de cáncer, así como nuevos casos detectados. La base de datos, implementada en 2017, hace un seguimiento de los pacientes durante 5 años para comprender mejor el comportamiento de los diferentes tumores.

“Todos los patólogos en México de 1993 a 2003 solían enviar información para diagnosticar el cáncer por histología”, dijo el Dr. de la Garza. “Pero eso es solo la histología del cáncer. No teníamos ninguna información sobre la edad, el estilo de vida u otras cosas”.

El Seguro Popular (Seguro Popular de Salud), implementado en 2004 para ayudar a cubrir aproximadamente el 50% de los mexicanos que no se inscribieron previamente en programas de seguro tradicionales, ha mejorado la atención del cáncer en México. Se le atribuye el mérito de mejorar los resultados de salud, aumentar las visitas al médico y reducir las bancarrotas relacionadas con la atención médica. Aun así, la identificación de tumores potencialmente cancerosos sigue siendo un problema.

“Una de las cosas contra las que realmente estamos peleando es la educación”, dijo el Dr. de la Garza. “Esperamos tener pronto programas en la televisión, la radio y en los periódicos, para educar a los pacientes que si tienen untumor en la mama, hagan un diagnóstico temprano”.

Una pasión de por vida para la oncología

El doctor de la Garza sigue coordinando y ayudando en reconocida reunión anual Best Of ASCO, en Cancún, México, a la vez que asiste a reuniones de oncología de todo el mundo.

“Vi al Dr. de la Garza en Best of ASCO Cancún” dijo Chandra P. Belani, MD,  del  Penn  State  Cancer  Institute.  “Su   pasión   por   la   oncología es inquebrantable, continúa desarrollando médicos jóvenes y les proporciona palabras de sabiduría. Le dije: ‘¿Vas a la reunión de la Sociedad Europea de Oncología Médica?’, y él dijo:  ‘Sí,  por  supuesto que voy  a  la  reunión europea’. Sigue sintiéndose joven, mientras que  yo diría, ‘¿Por qué tomar el viaje a Madrid desde México?´”. “Sigue estando presente en  todas partes y  se desarrolla a  sí mismo, así como  a los jóvenes talentos. Jaime es uno de los gigantes en oncología y un gran líder”.

Sandra M. Swain, MD, FACP, FASCO,  del  Washington  Cancer  Institute del MedStar Washington Hospital Center y presidente ASCO 2012-2013, ayuda a organizar el evento anual Best of ASCO en México.  La  Dra. Swain también presentó el Premio al Logro Distinguido al Dr. de la Garza en 2014.Es  sorprendente,  dijo,  cuántos  médicos  jóvenes  reverencian y admiran al Dr. de la Garza en ASCO y otras reuniones de oncología. “Todavía tiene mucho entusiasmo por la oncología, -obviamente lo ama-. Es un apasionado de la oncología, le apasiona aprender “, dijo.

La pasión por la oncología y la capacidad de compartir su conocimiento motivan al Dr. de la Garza a seguir trabajando. Ha publicado más de 230 trabajos en revistas nacionales e internacionales y tiene más de 2227 citas. “¿Por qué escribo tantos libros y artículos?”, dijo: “Porque aprendí de (los fundadores de ASCO), Bill Wilson y Harry F. Bisel”.

Acerca Redacción

También te puede interesar

#JuntasATiempo en la detección del cáncer de mama.

CancerdeMama.mx.- El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en las mujeres en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *